Que no me toque es el eslogan de la campaña de prevención de la violencia sexual contra niñas, niños y adolescentes que ha puesto en marcha la Junta de Extremadura, en colaboración con la Fundación Márgenes y Vínculos. Carmen Núñez, directora general de Servicios Sociales, Infancia y Familia, presentó la campaña en un acto celebrado en la sala de prensa de la presidencia de la Junta de Extremadura, en Mérida. Núñez afirmó que esta campaña de prevención primaria está dirigida a la sociedad en general, pero también a los profesionales que están en contacto con menores, a las familias que pueden tener algún tipo de sospechas y a las instituciones que pueden intervenir.

La directora general recordó que cualquier menor puede ser víctima de violencia sexual, con independencia de cuál sea su origen, el de su familia o su clase social y que, normalmente, los ofensores suelen ser del entorno próximo.

La Junta de Extremadura ha abierto 34 expedientes de casos de abuso sexual para valoración e intervención de menores que podían estar sufriendo abusos sexuales. Casi el 70 por ciento de estos menores que sufren abuso son niñas y la edad de las víctimas oscila entre los 8 y los 15 años. Explicó que los que son de edades inferiores no identifican la realidad que sufren o no saben ponerle nombre. Núñez precisó que, cifras aparte, lo que importa y preocupa es el daño que se está provocando a cada una de las víctimas.

La directora general estuvo acompañada por el jefe de Servicio de Adolescencia y Familias, Manuel Gallego, y la psicóloga de la Fundación Márgenes y Vínculos, María José Ruiz. Núñez explicó que hablar de los derechos de la infancia no es solo promover esos derechos, sino también protegerlos y estar pendientes de cuáles pueden ser las necesidades y vulnerabilidad de los menores. Añadió que lo importante es intentar visibilizar una realidad grave, impactante, de la que se habla poco pero que hay que sacar a flote para que no permanezca oculto ni un solo caso.

La campaña está compuesta por cartelería, folletos y una guía didáctica, además de una página web y una campaña publicitaria con cuñas en una radio de Extremadura. En la página web se han colgado píldoras informativas, consejos de prevención para las familias, enlaces a otras páginas webs con más información especializada e información práctica con los números de teléfono a los que se puede llamar en caso de necesidad: el número dispuesto por la Junta de Extremadura para ello, el 620 008 600, al que se puede llamar de lunes a viernes, de 09.00 a 14.00 horas; y el 116 111, Teléfono del menor, que funciona durante las 24 horas del día.

Valeria y Tadeo, dos marionetas diseñadas en Cádiz por el artesano Jesús Toledo, dan vida a una niña y un niño que participan en la campaña. Son protagonistas en la web de Que no me toque, participaron en la rueda de prensa de presentación en Mérida, y están dispuestos a recorrer Extremadura con su mensaje. Ellos encarnan la inocencia de los menores que hay que proteger y transmitirán a las/os pequeñas/os consejos y normas de conducta para tener una vida feliz.

María José Ruiz explicó que en la guía que se distribuye en la campaña se describen las formas de violencia sexual que se dan a través de Internet y las redes sociales. Habló del ciber-acoso sexual; del grooming, que es cuando un adulto se hace pasar por un menor para contactar con el niño o la niña y establecer así una relación de confianza que más tarde utilizará para conseguir imágenes o videos de contenido sexual; la sextorsión, que es el chantaje sexual con imágenes o videos; y el sexting, que consiste en el envío voluntario de vídeos o imágenes íntimas a una persona en la que se confía y que esta publica por venganza. María José Ruiz señaló que estas nuevas formas de violencia sexual exigen de los padres y madres, la sociedad y las instituciones una actitud más alerta para saber detectar cuándo se está produciendo el daño y actuar para proteger a las víctimas.