La Fundación Márgenes y Vínculos tendrá presencia en la IV Feria de la Igualdad enmarcada en el programa por el Día Internacional de la Mujer desarrollado en Gran Canaria en el emblemático Parque de San Telmo. Esta fundación expondrá durante toda la mañana las características de sus programas de atención a víctimas de violencia sexual desarrollados en la provincia de Las Palmas y que abarcan tanto la atención a mujeres como a menores.

La Fundación Márgenes y Vínculos se ha convertido en una entidad pionera en la atención especializada ante el fenómeno de la violencia sexual, de hecho, su labor deja constancia con los innovadores programas que lleva a cabo en la comunidad Autónoma Canaria. Su programa de Atención a mujeres víctimas de violencia sexual y su programa de evaluación y tratamiento de menores víctimas de violencia sexual dan respuesta a sendos colectivos de alta vulnerabilidad a través de sus equipos técnicos especializados. Dichos programas contemplan tanto actividades de prevención de la violencia sexual en el ámbito educativo, como formación y asesoramiento a profesionales vinculados al ámbito de la mujer y la infancia y atención psicológica especializada a las víctimas.

El programa de atención a mujeres que han sido víctimas de violencia sexual en su infancia o vida adulta es el primero que se pone en marcha con estas características y alcance en la comunidad Autónoma Canaria y prestará atención inicialmente a personas de los municipios de la Isla de Gran Canaria. Dicho programa cuenta con la cofinanciación de la Obra Social la Caixa y la Fundación Caja Canarias.

La violencia sexual está rodeada de secretos
La Violencia Sexual es un fenómeno que llama la atención ya que entre un 10 y 20% de la población ha sido víctima de abusos sexuales en su infancia según las investigaciones más recientes. A pesar de que tradicionalmente se ha pensado que sólo las niñas sufren este tipo de situaciones, la realidad es que la Violencia Sexual se da tanto en niños como en niñas y puede sufrirse en cualquier etapa vital. Resulta de especial relevancia destacar que 6 de cada 10 personas que ejercen la violencia sexual, son conocidas en distintos grado por los niños y las niñas.

Lejos de los mitos aún vigentes en las sociedades, la violencia sexual ocurre en todos los tipos de familias, no necesariamente en familias de clase socio-económica-cultural baja, y se desarrolla de forma paulatina y progresiva. No existe un perfil psicológico concreto de la persona que la ejerce ni de sus víctimas, si bien es cierto que los/as menores con falta de confianza en sí mismos/as, inmersos en familias desestructuradas sin figura protectora y aquellos/as que presentan discapacidad intelectual, muestran una mayor vulnerabilidad ante el fenómeno.

Las secuelas psicológicas de la violencia sexual dependerán de una concatenación de diferentes factores: grado de parentesco, frecuencia, intensidad, edad de la persona, vivencia personal de la situación, apoyo recibido, entorno de protección, etc. En muchas ocasiones el secreto que impone quien ejerce la violencia a su víctima, así como el tabú que supone que estos hechos salgan a la luz, hace que sea necesaria una importante sensibilización de la población general y de los equipos de profesionales. Nos encontramos que disfunciones en la vida adulta han sido causadas por este tipo de violencia y conducta delictiva. Las víctimas requieren apoyo, ya sean niños, niñas o mujeres adultas, empatizando con ellas y nunca culpabilizándolas. En este tipo de actos exclusivamente son responsables quienes ejercen la violencia sexual, que puede estar acompañada de otros tipos de violencia.

La Fundación Márgenes y Vínculos es una organización sin ánimo de lucro de interés en la atención social, que trabaja por la promoción de los derechos, la protección, la igualdad, la cultura, la convivencia, la educación y el bienestar de las personas. En su trayectoria, esta fundación ha dedicado más de 20 años de su experiencia a la atención especializada en la violencia sexual. Así mismo, también ejecuta otros proyectos en servicios sociales especializados en familia, personas con discapacidad, migrantes o personas en situación de vulnerabilidad y desigualdad.